Lo Que Defendemos

descargar .pdf

El mundo en que vivimos tiene enormes posibilidades – el potencial de abrir la época más compleja y desafiante de la existencia humana. Tenemos la posibilidad de vivir de una manera consciente, usando todos los avances de la inteligencia humana y de llevar a cabo el potencial creativo de cada persona en el planeta. Sin embargo,  el mundo se mueve en dirección opuesta – gobernado por el prejuicio y el miedo, un mundo de violencia y guerra, donde la explotación y la opresión reinan, con la gran mayoría dominada por una élite minoritaria.

La fuerza para cambiar el mundo existe ahora

La mano de obra de los trabajadores hace funcionar la sociedad. La explotación de la clase obrera genera beneficios los cuales están al centro del capitalismo. Los obreros tienen el poder de cambiar este sistema, y de llevar a cabo los cambios necesarios para una transformación del sistema económico actual. El capitalismo, como la esclavitud, el feudalismo y otros sistemas que enriquecen a una élite, hace tiempo que ha de acabarse. Este es un momento óptimo para realizar un cambio político, económico y social, para el beneficio de todos. La hora del socialismo ha llegado.

Nosotros defendemos el socialismo

Un mundo basado en la colaboración pacífica e internacional de los trabajadores – no de la clase explotadora que gobierna hoy en día.

  • Con la posesión común y compartición de los recursos del mundo y la capacidad productiva bajo el control democrático de la gente del mundo.
  • Con la participación activa de todos en todas la decisiones político-económicas y sociales para así conseguir un sistema basado en la igualdad y la democracia auténtica.
  • Que protege el sistema ecológico del mundo, a través de la ciencia para sostener la vida — y no para destruirla.
  • Para formar  una sociedad en la cual las relaciones humanas se basen en el respeto, la igualdad y la dignidad de todos — y no en el racismo, el sexismo ni la homofobia.

Nuestra herencia política

Nos basamos en las ideas y acciones de Marx, Engels, Lenin y Trotsky, en el modelo de la revolución rusa del año 1917, cuando los obreros mostraron su capacidad de tomar control y ejercer el poder, y en las ideas revolucionarias de la Cuarta Internacional en sus luchas en contra del estalinismo.

Tenemos que ir más allá de las reformas

Apoyamos las luchas de los que se pelean en contra de la opresión del capitalismo, aunque las metas de esas luchas no sean reemplazar el orden capitalista. Apoyamos el derecho de la gente a determinar cómo quiere vivir y a deshacerse de las fuerzas imperialistas –  ya sea la dominación de las empresas, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, las fuerzas militares u otros agentes del imperialismo. Apoyamos la lucha en contra de la discriminación racial y sexual. Luchamos en contra de los recortes salariales y los recortes de los beneficios, ya sean los ataques al cuidado de la salud, la educación, el alojamiento u otros derechos básicos.

El socialismo no puede venir gracias a una modificación del sistema actual. No se trata de reemplazar políticos o burócratas sindicales corruptos con unos más honestos o que estén dispuestos a compartir más de los recursos del mundo con los pobres. No se trata de obtener contratos ni leyes mejores. El sistema basado en el privilegio y la explotación tiene que ser reemplazado con uno que garantiza la reorganización de la sociedad para el beneficio de todos.

¿Cómo lograr este cambio?

Para lograr este cambio se necesitará una lucha social masiva, una revolución de la mayoría, de los trabajadores y los pobres del mundo, con la clase obrera a la cabeza, tomando el poder en su nombre y reorganizando la sociedad.

Se necesitará la construcción de un liderazgo revolucionario internacional activamente comprometido en estas luchas.

Se necesitará el desarrollo de un partido político, basado en la clase obrera, en los E.E.U.U., el país más rico del mundo, como parte de este liderazgo internacional. El destino del mundo depende en la construcción de tal organización, aunque hoy está representada solamente por individuos o grupos pequeños, dispersos y marginados, que comparten esos objetivos.

Las decisiones tomadas hoy por algunos individuos, que estén listos a comenzar a actuar basándose en estas ideas y que estén dispuestos a colaborar con otros grupos de acuerdo con este programa y dispuestos a trabajar para implementarlo, podrían desempeñar un papel en la formación de un nuevo mundo de cara al futuro.

Si le interesa obtener más información, póngase en contacto con nosotros:

mail@revolutionaryworkersgroup.org